POETIZA.ME EN ONDA VASCA – AMAIA BARRENA

Comenzamos una colaboración con Onda Vasca, con Kike Alonso en “Atsalde pasa“, para poetizar el mundo, hasta donde nos deje la vida…

Una tarde de viernes, cada 15 días, iremos presentando a escritoras, escritores, poetas en general. Y otras gentes que hacen poesía con la música, o con otras artes.
Hoy te presentamos a Amaia Barrena una gran escritora y poeta bilbaína, presidenta de Imaginautak. antes, arrancamos con un poema de Ana Belén Viñuela, de Bilbao.

SI VOLVIERA A NACER – Ana Belén Viñuela

Si pudiera elegir y pudiera ser otra persona,
sin duda, elegiría ser la madre de mi madre.
¿Por qué?
Pues le daría todos los besos que le faltaron cuando niña.
Le leería todos los cuentos que nunca nadie le leyó.
Cuando la arrope por la noche le diría con todo mi amor cuánto la quiero.
Le enseñaría que la vida es bella entre los brazos de quien te quiere.
Le compraría una manzana de caramelo.
Le cantaría canciones.
Jugaríamos en el suelo.
La peinaría cada mañana e iría al colegio.
No tendría que trabajar tan pequeña.
No tendría que llorar tanto.
No crecería cosiendo su corazón con tristeza…
Y sería una niña feliz.
Si pudiera ser otra persona sería su madre, sin dudarlo, le enseñaría que el amor no es dolor y
lo maravilloso que es despertar cada mañana a su lado.
Porque si la quiero tanto siendo su hija, cómo la querría cuando al nacer… la tuviera entre mis brazos…

ASÍ ME PRESENTO – Amaia Barrena

Un orgasmo de posibilidades. Así me definiría si alguien me lo pidiese. Podría ser todas esas cosas que aún no me he propuesto.
Creo en lo inesperado, en la constancia y en mí.
Escribo desde los tiempos de la plastilina, desde que me cambiaron el chupete por un bolígrafo.
Tengo la poesía en el diafragma, es algo que soy, algo que respiro por necesidad.
Participo de forma habitual en los recitales de micrófono abierto de Noches Poéticas en Bilbao. Mi paisaje favorito es un bar con escenario.
La Historia me parecía la más infinita de las bibliotecas y me licencié en ella.

Quise ser profesora para enseñar a cerrar cicatrices, que es lo más importante que debemos aprender de adolescentes. Ahora tengo algunas nuevas.
He crecido con mi madre en la cocina pegada a una radio. Y quiero seguir haciéndome mayor así, entre sus ondas y frecuencias.
Al futuro sólo le pido lo que un día pidió Blas de Otero. Pido la paz y la palabra.


 

Tenemos que insistir en los abrazos.
Escandar Algeet

HOMBRE DEL CAMIÓN

Querido hombre del camión:
En unos meses tendrás una nueva compañera de piso que va a convertirse en el amor de tu vida. Lo sabrás desde la primera vez que la veas. Tendrá el pelo negro y las ideas de colores. Llevará tu nombre favorito, aunque tú la llamarás princesa. Vas a ser padre. Y todo irá bien. Sé que necesitas escucharlo.
Nacerá llorando y crecerá riendo. Le enseñarás a hablar y ella soñará con hacerlo por la radio. Escribirá cuentos a los diez años, poemas a los dieciséis y libros a los veinticinco. Te regalará novelas por tu cumple para luego cogerlas prestadas, y es que siento el spoiler pero estás a punto de tener una escritora. Y te va a salir cara. La autoescuela te va a costar casi tanto como la universidad, ya que no heredará tu talento para la carretera. Será bastante torpe, nunca conseguirás engañarle para jugar a pelota, y va a volverte loco su desorden y su forma de manchar por donde pasa. Tendrá tu mal genio y será un huracán enfadada, pero también compartirá tu pasión visceral por la música y viviréis más de un concierto juntos. Se enamorará de un tal Pablo López en el patio y sabrás lo que es la magia cuando la veas mirarle.
Te divorciarás de su madre, pero no de ella. Será una adolescente complicada y pasaréis tiempo separados. Y a pesar de que querrás protegerla de todo, no podrás. Enfermará, será grave, y no pedirá ayuda. Cuando esto ocurra, vas a ser el primero en notarlo. Así que no te asustes y abrázala. Tu bebé será una mujer valiente y luchadora que saldrá adelante. Será vegetariana y te llevará a bares de pinchos que odiarás, se hará tatuajes que te hagan reír, hablaréis durante horas y estará muy muy orgullosa de ti.
Esta es la carta que debieras haber recibido hace treinta años. Pero como para nosotros nunca será tarde, te la leo lacrada con un “te quiero”.
Con cariño,
Tu hija


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.