Los mártires de la belleza – SALVADOR RUEDA

“Todo Madrid saludará mi paso”,
el juvenil poeta repetía,
al venir del lejano Mediodía
para escalar la cumbre del Parnaso.

Tornasolados cual brillante raso
sus versos inmortales trazaría,
luminosos y grandes como el día
que va desde el oriente hasta el ocaso.

Luchó contra la pena y el olvido,
después contra la envidia que acechaba,
con cien monstruos luchó, mas fue vencido.

Y se cumplió el ensueño que abrigaba,
¡pues al ir en su féretro tendido,
todo, todo Madrid le saludaba!

Madrid Cómico, año XXI, nº 24, 15 de junio de 1901

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.