Aire ahizpak: “Maitea han dago” – “Gracias a la vida” de Violeta Parra

ESKERRAK BIZITZA

Violeta Parra
Gracias a la vida, 1966
euskaratzailea: Amets Arzallus
Aire Ahizpek kantatua
archive.org, 2014

Eskerrak bizitza eman didalako
begien kabi bat, nik zabaltzerako
kolore guziak bazituelako
zeru altuetan izan gorri asko
eta haien artean maitea han dago

Eskerrak bizitza eman didalako
entzumen oso bat ni ohartzerako
gauak kilker baten hotsa zuelako
mailuen oihuak eta oihu gehiago
ta haien artean maitea han dago

Eskerrak bizitza eman didalako
ama hizkuntza bat nik ulertzerako
pentsatzeko hitzak bazituelako
sehaska kantuak ta lanturu frango
ta haiek entzuten maitea han dago

Eskerrak bizitza eman didalako
hankara pausoa ni ibiltzerako
mendi ta hiriak hor zituelako
desertu urdin bat zenbat portu galkor
ta haien artetik maitea noiz dator

Eskerrak bizitza eman didalako
irrifar goxo bat ta putzu bat malko
bide lokaztu bat ez dakit norako
txori zauritu bat bihotz barnerako
ta haren oinetan maitea han dago
Bide lokaztu bat ez dakit norako
txori zauritu bat bihotz barnerako
ta haren oinetan maitea han dago.

 


Gracias a la vida

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me dio dos luceros, que cuando los abro
perfecto distingo lo negro del blanco,
y en el alto cielo su fondo estrellado
y en las multitudes al hombre que yo amo.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado el oído, que en todo su ancho
graba noche y día grillos y canarios;
martillos, turbinas, ladridos, chubascos,
y la voz tan tierna de mi bien amado.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado el sonido y el abecedario,
con él las palabras que pienso y declaro,
madre, amigo, hermano y luz alumbrando
la ruta del alma del que estoy amando.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado la marcha de mis pies cansados,
con ellos anduve ciudades y charcos,
playas y desiertos, montañas y llanos
y la casa tuya, tu calle y tu patio.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me dio el corazón que agita su marco
cuando miro el fruto del cerebro humano,
cuando miro al bueno tan lejos del malo,
cuando miro el fondo de tus ojos claros.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado la risa y me ha dado el llanto,
así yo distingo dicha de quebranto,
los dos materiales que forman mi canto,
y el canto de ustedes que es el mismo canto
y el canto de todos que es mi propio canto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.